¿En qué consiste el bruxismo infantil?

Aunque ya hemos hablado en otras ocasiones del bruxismo o hábito de apretar los dientes de forma excesiva, relacionada directamente con el estrés y el ritmo de vida actual, hay ocasiones en las que los padres acuden a nuestra consulta alarmados porque escuchan a su hijo pequeño rechinar los dientes por la noche.

En principio, el que un niño rechine los dientes es más frecuente de lo que parece, ya que algunos estudios hablan de hasta un 60% de afectación en niños de entre 3 y 5 años, por lo que en nuestra Clínica dental Los Valles solemos tener que tranquilizar a los padres, ya que el bruxismo infantil es, en muchas ocasiones, una forma natural de desarrollar la dentición y estimular la formación muscular y ósea de los huesos de la cara. En la mayoría de las ocasiones, este hábito desaparece por sí solo de forma gradual con la erupción de las primeras muelas y dientes definitivos (en torno a los seis años de edad), por lo que el posible desgaste solo afectaría, de producirse, a los dientes de leche.

¿Por qué mi hijo rechina los dientes al dormir? 

Antiguamente se decía que este rechinamiento de los dientes en niños era producido por tener lombrices intestinales, pero hoy sabemos que esto no es así. Parece estar más relacionado con una suma de varios factores como son el estrés en el niño, las posiciones forzadas a la hora de dormir y, en algunas ocasiones, malposiciones dentarias que producen un mal engranaje entre la arcada superior y la inferior.

¿Tiene tratamiento el bruxismo en niños? 

De cara al tratamiento, inicialmente no es necesario realizar ninguna acción clínica, pero si es recomendable que el niño se vaya a dormir lo más relajado posible, bañarle antes de ir a la cama y evitar ejercicio o actividades como videojuegos, etc. que exciten al niño en las horas previas al sueño.

No obstante, siempre es aconsejable la revisión por el odontólogo para descartar maloclusiones, en cuyo caso sería necesario realizar tratamiento ortodóncico, y vigilar siempre la progresiva desaparición; ya que si el hábito perdura en el tiempo, puede provocar una serie de problemas en el niño, como dolor y sensibilidad dental por desgaste del esmalte y dolores de cabeza y oído.

Como siempre decimos, lo importante es que no quede ninguna duda sin resolver, por lo que en nuestra Clínica dental Los Valles estamos encantados de valorar a cada niño individualmente gratuitamente, en nuestra primera consulta.

© Imagen by Sophie van der Walt 

Lo más reciente

Comparte este artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Síguenos