Piercing labial: tipos y cuidados durante la cicatrización. 
Blog Clinica dental Los Valles
Información, noticias, consejos...todo sobre la salud dental y mucho más.

¿Tu piercing labial se pelea con tus dientes?

¿Tu piercing labial se pelea con tus dientes?

Llevar un piercing labial es simplemente una decisión estética, cultural y personal. Pero es conveniente saber los riesgos de una perforación para tu salud bucodental en las decisiones que tomamos. Tal vez luego decidas no perforarte el labio por los posibles problemas que puedan atraer a tu salud general.

¿Qué tipos de piercing labiales existen?

Aunque parezca mentira existen bastantes tipos de piercings, según el lugar exacto donde se coloquen; en esencia, es la práctica de perforar insertando aretes o joyería de metal, en este caso a nivel labial, con un orificio que sale del interior de la boca y vuelve al exterior.

Según hemos constatado, existen más de una docena de perforaciones labiales. Desde el tipo Labret, con una perforación bajo el labio inferior; Bites; que consiste en una o dos perforaciones a cada lado del labio; Monroe, perforando la parte superior izquierda del labio como el lunar de Marilyn. Pero existen otras, Ashley, Medusa, o aquellos piercings en el frenillo o en la encía.

Tipos de piercing labial de metal.

Peligro del piercing labial para la salud bucodental

Hay algunas complicaciones durante y tras la perforación de un piercing. Desde infecciones, ya que la perforación traerá una herida que tardará en cicatrizar, y la boca es una zona abierta llena de bacterias. Recordando que sino se cura correctamente, existe el peligro de endocarditis, si la infección pasa al torrente sanguíneo.

Otras complicaciones son la enfermedad periodontal, aumentando el riesgo de padecer esta enfermedad de las encías o la halitosis, sino llevamos una limpieza muy escrupulosa de los restos de comida alrededor del piercing que, junto a las bacterias, provocarán mal olor.

Una reacción alérgica, por utilizar algún metal no estandarizado, puede producirte sensibilidad. O producirte fracturas en los dientes por el golpeteo de los piercings labiales contra tus dientes llegando a fracturarlos y desde luego arañarlos.

Llevar un piercing labial es una decisión estética, personal y cultural.

¿Sigues queriendo un piercing labial? 

Primero, y lo más importante: no te perfores tú, ni alguien cercano o un centro que no te seguridad. Si te vas a hacer un piercing, ve a un centro homologado y de prestigio, asegurándote que todo esté debidamente esterilizado.

Un buen consejo es cuidar bien la zona perforada cuando el piercing labial tarda de tres a cuatro meses en cicatrizar, así que extrema la higiene durante ese tiempo.

Cuida mucho también la higiene dental y procura no juguetear con el adorno de forma que pueda golpear tus dientes. Te recomendamos que visites a tu dentista tras la colocación del piercing o si notas cualquier problema o cambio en tu boca.

En nuestra Clínica Dental Los Valles en Guadalajara estaremos encantados de aconsejarte si decides hacerte un piercing labial o si tienes algunas dudas. Pide cita, recuerda, tu primera consulta es gratuita.

Imágenes: Pinterest

5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

A %d blogueros les gusta esto: